I have a dream…

Martin Luther King fue, es y será un gran referente. De esas personas a las que admiras incondicionalmente y con las que te gustaría haber coincidido en la vida para hacerle mil preguntas e impregnarte de su valentía, inconformismo y tesón.

Haciendo un pequeño y humilde guiño a su legado, me gustaría contarte que hace tiempo tuve un sueño. Soñé que las operadoras de telefonía móvil miraban de frente al cliente. Se desprendían de su letra pequeña y se convertían en un sector en el que se podía confiar. Soñé que operadoras y clientes caminaban juntos de la mano. Ni delante ni detrás. Al lado. Sin molestarse, pero con la firme certeza de que podían apoyarse el uno en el otro. Soñé que las relaciones entre operadora y cliente eran duraderas por convicción, lealtad y compromiso. No había relaciones de permanencia complicadas que te obligaban a quedarte en un sitio donde no querías estar.

Desperté de ese sueño con una sensación agridulce. Estaba feliz porque tenía claro que iba a hacer todo lo posible por cumplirlo, pero también tenía miedos, inseguridades y dudas en mi cabeza.

Hoy, 2 de enero de 2019, se me dibuja una amplia sonrisa en la cara al poder contaros que ese sueño está cada día más cerca de hacerse realidad, lo rozamos con la punta de los dedos. Hoy damos un nuevo paso en Pepephone. A partir de ahora, eliminamos la permanencia en nuestros servicios de Internet en casa. Al no tener permanencia en nuestras Tarifas Móviles y eliminar la permanencia opcional de la Fibra, eliminamos cualquier atadura posible. Queremos que nos elijas libremente. Que la libertad no sea solo un velero de José Luis Perales, sino un mantra en Pepephone.

Este es el final de la permanencia en Pepephone, pero es el principio de muchas otras cosas. Para empezar, valga la redundancia, de un cambio en nuestros principios. A partir de hoy, el principio 5 dirá lo siguiente: No existe compromiso de permanencia, ni en Móvil ni en Fibra. Tampoco hay que pagar costes de alta ni de instalación. Queremos que un cliente se quede libremente solo si está contento con el servicio.

También quiero contarte, con toda sinceridad, por qué hemos llevado a cabo esta medida ahora y por qué no lo hemos hecho antes. Instalarte el servicio de Internet en casa nos supone unos costes muy elevados y, al ser una operadora pequeña, si un cliente se marcha pronto, perdemos dinero.

Pero el caso es que la relación que queremos tener contigo es de confianza y no de compromiso, y confiamos en que si lo hacemos bien tú seguirás con nosotros. Esperamos de corazón no equivocarnos, se trata de una decisión valiente y nada nos gustaría más que este cambio fuese para siempre.

Para nosotros no había mejor manera de empezar el año. Dicen que los años que empiezan bien, acaban aún mejor. Haremos todo lo posible porque así sea. Y es que en 2019 todos seguimos teniendo sueños… y algunos, afortunadamente, se terminan haciendo realidad.

#ElmundodeberíasermásPepe #anuestrosclientesprimero